Se trata de una iniciativa de la diputada Rocío Giaccone, que reconoce el derecho lingüístico de las personas que, por su condición, la utilizan como medio de expresión, comunicación y aprendizaje.

La norma, que fue girada al Senado, alcanza a todas aquellas personas que por causas naturales carezcan de su capacidad sensorial auditiva, así como sus familiares cercanos o cualquier persona que lo desee aprender como segunda lengua.

Compartir

Comentarios